Entradas

Obsesiones esenciales

No hacerse tatuajes, para no llevar una marca imborrable en el cuerpo en caso de tener que evadir la ley.

Cerrar siempre la puerta con llave o atascarla, por las dudas que a los servilletas esta noche se les ocurra empezar conmigo.

Usar seudónimo.

Saber al mirarte que el sol va a explotar dentro de cinco mil millones de años tragándose el planeta, y que por eso la única vida correcta es la rebelión.

Recordar que lo legal es una ficción que se define por la fuerza, a favor y en contra.

Saber que uno puede mediatizarse por los medios y que todas las herramientas que son extensiones de mi cuerpo no son mi cuerpo.

Recordar que arrastro hasta mi muerte el capitalismo como un virus invadiendo mi sangre.

Tener problemas con toda autoridad, incluyendo la del partido revolucionario.

Saber que siempre antes del combate, el plan trazado parece un desastre.

Accidente sin conejos

Como debe ser evidente por esta exposición, las percepciones agudas están nubladas. Había salido a practicar con su bicicleta cuando fue embestida. Vencida, se convirtió en una clara personalidad artística, impotente para imponer algún tipo de ideología o religión. Ese año había bajado notablemente la producción industrial de alimentos, pero ella compró aros para tus orejas. En el instante de la caída pensó que la esfera de la libertad no se da de una vez y para siempre. El brutal rasguño no le permitió olvidar un roce tan fino de piel, oculto entre otra gente, de mentira. Buscando datos leyó que una de las funciones vitales de la piel es la de cubrir todo el cuerpo. Hay una película de terror donde la piel de una mujer es arrancada en un segundo para luego comerla. No vió llegar el vehículo. El golpe inicial no parecía nada mas que un empujón veloz, pero la inercia parece ser lo peor. No hay mapa de toalla. El caminar con piernas, o el moverse sobre ruedas, hacen lo mismo, pero la rueda es el sublime surrealista de las piernas, que ahora dolían solo un poco. Ella habló del tiempo, yo pensé en el tiempo, todos olvidamos el tiempo. Un instante después del choque, el conductor bajó del auto para darle veinte pesos por gastos, y fugarse. ¿Cómo podría explicarlo? quiero acariciarte. Caída sobre la tierra. Entre el pasto cortito. Al costado de la calle. Donde ahora dolía el cuerpo y levantarse no fue difícil, pero una rueda había quedado hecha un ocho. La cinta de moebius tan trillada e infinita estaba ahora ante sus ojos, al fin.  No habían pasado ni veinte segundos y el choque la había materializado ante ella, físicamente, visualmente. ¿Habrá alguna posibilidad de asumir el liderazgo de la propia vida?. Hacía muy poco tiempo que había logrado entender que el objetivo es disfrutar de no tener objetivo, y saberlo. Y eso había hecho mas duro el peso de su estrategia. Al parecer no hubo un lente que registrara el episodio criminal, en realidad minúsculo. Por esa razón quedó borrado de todas las mentes, y de cualquier importancia histórica. En el trayecto infinitesimal entre ser separada de la bicicleta y llegar al suelo, se afirmó la idea de que la racionalidad parcial del sistema, dominada por la irracionalidad general, traería nuevamente la sangre. Por suerte no hubo sangre en los rasguños, solo tierra, y ningún conejo se sentó alrededor de ella.

Dijo que trabajaba en un colegio

En cierto sentido, este informe es urgente. Operó durante años por debajo del radar, y ahora lo escribo con la necesidad de entender las causas del fracaso, la mutación por colapso, de cara a nuestro pasado absorbente. Se acomodó. Bebimos imágenes, barcos de pesca, y encontramos al chabón que nos dijo: hay que dejar que los gatos se diviertan. Yo estaba macabro. Entendí de pronto que los márgenes para reformarnos se redujeron considerablemente. Añadamos a eso que las tendencias despóticas actuales son bajas, pero la pérdida de sustancia amenaza los huesos. Yo como de la lata. Vos no te das cuenta de la situación.

Información sobre el vendedor

Los gusanos zombis taladran el hueso de las ballenas muertas, y a vos el pelo negro te lleva como una pollera que cubre las nalgas, pero es en la noche de los muertos vivientes donde el negro muere en manos fascistas. Nosotros, los humanos, somos eminentemente visuales, por lo que la mayoría de nuestros conceptos provienen del área del cerebro que se ocupa de las impresiones ópticas. De chico me gustaba observar cualquier situación pequeña, el movimiento de una hoja, la caída de un panadero, el desplazamiento de un insecto, me deleitaba saber que era un momento único, irrepetible, que nadie más había visto, y que nunca jamás volvería a suceder. Las luces, el movimiento cinético de los cables de electricidad desde el auto, un pasto moverse, el polvillo flotando en la ventana, la cara que formaban las hojas, la liebre escondida que no le dije a nadie. La ciencia que estudia los insectos se denomina entomología, por eso camino en los bosques de moho. Nada que haya acontecido alguna vez debería darse por perdido para la historia. Una perogrullada, también conocida como verdad de perogrullo, es una expresión que, debido a que enuncia algo conocido por todos, resulta extremadamente simple o hasta innecesaria: el ojo terminó dominado por el espejo. Carina tenía pecas, sus pecas caminaban hasta taparle los ojos. Yo escribí y recibí cartas de papel que lamentablemente no eran de ella.

 

El motor de Sergei

La gata siempre viene a que le haga caricias, hoy me dijo: obviamente volvió hace rato el aura, ahora está en el desodorante sobre la cama. Un pequeño objeto, minúsculo, casi que no puedo verlo se acerca navegando a la tapa ¿cuántos tripulantes se necesitan para comandar esa nave?. Un manteca te espera en el supermercado y no vas a comprarla. Solo el concepto del montaje puede ser aplicado para transmitir una idea cercana a la realidad. La naturaleza va a terminar con el hombre (y mi pregunta ahí fue si es la primera o la segunda). ¿Puedo acostarme en la tela de un parlante y sentir las vibraciones eléctricas de la estática? ¿porqué no acontece una catástrofe zombi y todos los valores se ven obligados a resetearse, como es deseo de millones en el planeta? Descubrí el numero 829 en la puerta de entrada y eso me llevó a tocar, aún relacionando con un chico en un triciclo. Mejor son las citas, porque de ellas se puede extraer realmente las partes de un motor a combustión como los que armaba Sergei. Tu presente trabajo debe elevar al máximo nivel el arte de la cita sin comillas, tu teoría depende estrechamente de la teoría del montaje. Ella ya no me habla, me siento como Gibarian, huelo como un libro nuevo, descubro los pequeños objetos sintiéndome Marco Polo, rechazo todo por la boca como un vomito. Para escribir esta carta leí toda la pagina de un libro marcado y no encuentro porqué dejé ahí la señal. La transformación de la conciencia consiste sola y exclusivamente en conseguir despertar al mundo de ese sueño que sueña sobre sí. Una de las tramas que tengo en mi cabeza tiene por motivo poner en evidencia cómo nos rodea la muerte todo el tiempo, y las formas mas variadas de final se mueven a nuestro alrededor a cada instante, solo un milagro inexistente nos salva. Mil formas del morir y la cita de un idiota: esta última frase define nuestra época, nos cuesta tomar en serio la debacle a la que nos enfrentamos.

¿Como se dispersa un impulso electrico en un cable que se desenchufa?

Cuando veo una toalla me imagino que es un bosque, que cada hilo al observarse desde abajo por un grupo de exploradores perdidos es como un árbol gigante, y que esos exploradores tienen una toalla mas pequeña que usan como mapa para descubrir hacia donde deben ir y así salvarse de los animales. Creo también que la piedra que hay en mi escritorio es un cerebro, y de solo tenerla veo un laboratorio de científico y delantal blanco con su cráneo respectivo. Creo que podría navegar en mi taza de azúcar como si fuera una playa o un desierto, y me jode saber lo que sucedería con la transpiración de mis pies. Pienso que el arte es una forma de conocimiento y dudo si no es una manera de evadir la ciencia. Cuando veo volar un insecto me pongo en su lugar, navegando entre montañas que al final son mesas y paredes de un departamento. Pienso en el rayo que quema un DVD, asociado al bramido largo de un volcán  observado de cerca por un obrero en traje de amianto. Me pregunto si los cables puede ser túneles donde se interna un grupo que deberá descubrir un secreto. ¿Cómo se dispersa un impulso eléctrico en un cable que se desenchufa?. Imagino aviones de combate volando entre los asientos del colectivo, ante pasajeros estúpidos. En Solaris el “mar” se corría para que apoyes el pié y ninguna forma era igual a la otra. En la tierra es al revés. Cada tanto alguna palabra terrible se instala en mi cabeza y aparece a cada rato dándome vergüenza y miedo de decirla en voz alta. No soy la arena, no soy el vasto fondo marino. No navego en un barco ballenero. Todo eso pienso cuando veo una toalla.
(traducción de Akane Kowai)

Bertolt Brecht: A los hombres futuros

En otra noche donde intento seguir el montaje siempre inconcluso de “Memoria para reincidentes” amparado por la oscuridad, encontré este poema de Brecht. Pensaba en esto de que “nosotros que queremos el camino de la amabilidad, no podemos ser amables”. Seguimos en la prehistoria, el facebook y toda esa estúpida red es como una caverna de manos, pinturas rupestres de hombres primitivos. Acá va el poema:

Bertolt Brecht: A los hombres futuros 

“Ustedes, que surgirán del marasmo en el que nosotros nos hundimos, cuando hablen de sus debilidades, piensen también en los tiempos sombríos de los que se pudieron escapar. Cambiábamos de país como de zapatos a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella. Y sin embargo, sabíamos que también el odio contra la bajeza desfigura la cara. También la ira contra la injusticia pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros, que queríamos preparar el camino para la amabilidad no pudimos ser amables. Pero ustedes, cuando lleguen los tiempos en que el hombre sea amigo del hombre, piensen en nosotros con indulgencia.”

El capitalismo es un cadaver exquisito

El sistema financiero global está al borde del colapso sistémico (1). 
Ahora no importa si se trata de un país rico o un país pobre, desarrollado o en desarrollo. Estamos en esta crisis juntos (2). 
¡Saltad, bastardos! (3). 
Tenemos que pagar por los pecados del pasado (4).
No hay duda de que es un momento escalofriante (5).
Fin de una era (6).
No es que el péndulo se esté ahora inclinando hacia el socialismo marxista (7).
Pero la gente se está preguntando ‘¿Cuáles son los límites del sistema capitalista?’ Creen que el Mercado tal vez no sea siempre el mejor mecanismo para ofrecer soluciones (8).
La historia no puede terminar así. Si lo hace, mejor asuma la posición fetal (9).
Freddie Mac y Fanny Mae (10).
El mundo es en realidad plano. Todos estamos conectados (11).
Dios nos ayude si en esta instancia no hacemos lo correcto (12).
Mientras la sangre de nuestros jóvenes se derrama en suelo extranjero en defensa de la libertad, nuestro gobierno parece querer conducir al país al agujero del socialismo (13).
Está todo arreglado. Washington es un show (14).
Pondremos fin a que Wall Street se maneje como un casino (15).
Sin siquiera saber qué tipo de papeles compraban (16).
Una vez le pregunté a un directivo de una institución bancaria qué tipo de inversiones tenía y me dijo ‘ni idea’ (17).
Esta es una forma elegante de decir que ha fracasado. Este brillante y nuevo sistema. Estaría encantado que eso sucediera, no apostaría por eso (18).
No hay señales de ninguna gran estrategia coherente o plan que salve el sistema canceroso de una autodestrucción estructural. Una morgue para las hipotecas-basura respaldas que están en un estado calamitoso… Repartir de forma equitativa el costo. No lo vimos llegar (19).
Oh! Por lejos! No hay duda de que esto está en proceso de sobrepasar cualquier cosa que yo haya visto… y aun no se ha resuelto… y todavía le falta un trecho… no puedo creer (20).
Si la recesión sirve para limpiar la economía y remontar la situación, no tiene la mayor importancia (21).

* * * *

Frases textuales pronunciadas
(1): Dominique Strauss-Kahn, director general del FMI. (2): George Bush. (3): Pancarta de un manifestante frente a la bolsa de Nueva York. (4): Klaus Schwab, organizador clave de la fiesta de la elite en el forum de Davos. (5): The Economist. (6) (7) (8): George Soros. (9) (11): Thomas L. Friedman. (10): Todos los diarios del mundo (12): Paul Ryan / Republicano. (13): Jim DeMint / Senador Republicano. (14): John, de 32 años, en la puerta del Morgan Stanley. (15): McCain (16) (17): Robert Reich, ex asesor de la Casa Blanca y actual profesor de la Universidad de Berkeley. (18) (20): Alan Greenspan. (19): Un analista de Lehman Brothers en Londres, tras el anuncio de quiebra de bancos estadounidenses. (21) Pedro Solbes / Vicepresidente segundo del Gobierno de España…