Obsesiones esenciales

No hacerse tatuajes, para no llevar una marca imborrable en el cuerpo en caso de tener que evadir la ley.

Cerrar siempre la puerta con llave o atascarla, por las dudas que a los servilletas esta noche se les ocurra empezar conmigo.

Usar seudónimo.

Saber al mirarte que el sol va a explotar dentro de cinco mil millones de años tragándose el planeta, y que por eso la única vida correcta es la rebelión.

Recordar que lo legal es una ficción que se define por la fuerza, a favor y en contra.

Saber que uno puede mediatizarse por los medios y que todas las herramientas que son extensiones de mi cuerpo no son mi cuerpo.

Recordar que arrastro hasta mi muerte el capitalismo como un virus invadiendo mi sangre.

Tener problemas con toda autoridad, incluyendo la del partido revolucionario.

Saber que siempre antes del combate, el plan trazado parece un desastre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *