Big eyes, de Tim Burton: abriendo los ojos

La última película de Tim Burton (Beetlejuice, El extraño mundo de Jack, El joven manos de tijeras, Ed Wood, Batman…) se basa en la biografía de la pintora Margaret Keane. La historia retrata la opresión de la mujer en el mundo del arte de su época.

* * * *

Una mujer descuelga cuadros, arma una valija y sale en auto con su hija. En medio de un paisaje de tonos pastel, como una pintura naíf, avanzan solitarias por una ruta dejando atrás un marido y un padre opresor. En off se escucha: “Los ´50 fueron una buena época, si eras un hombre…”. Así comienza Big Eyes, la última película de Tim Burton que cuenta la historia de una pintora que para poder ser ella misma necesita liberarse de la opresión de los hombres.Volver a línea automática

Esta vez no se trata de un nuevo mundo fantástico de los que construye habitualmente el director, sino que el guión se basa en la vida de Margaret Keane; es un film biográfico.

La carretera lleva a Margaret a San Francisco donde conoce a Walter Keane, su segundo esposo. Amy Adams y Christoph Waltz interpretan al matrimonio Keane. Todo parece un nuevo comienzo para Margaret y junto a Walter, que también es pintor, comienza a producir su obra. Los cuadros de los niños con ojos gigantes comienzan a atraer al público y, entonces, la pareja se divide el trabajo: mientras ella pinta en serie encerrada en su casa, él busca exhibir y vender. A medida que el éxito crece ella descubre el fraude: Walter Keane se hace pasar por el autor de las obras y cosecha elogios y admiradores. Durante varios años, y para mantener un negocio en ascenso, ambos mantienen el engaño. La degradación crece día a día. Mientras Walter busca nuevas formas para montar una industria del arte, realiza miles de reproducciones para vender en supermercados y cultiva su ego con políticos y famosos, justifica la situación con la máxima “las pinturas hechas por mujeres no venden”. Margaret consiente, duda y tarda en reaccionar. Su misma actitud refuerza la idea del clima opresor en la sociedad que la rodea. Por fin, nuevamente, arma las valijas, sube al auto con su hija en el asiento de atrás, y parte por las carreteras. La nueva huída renueva su aire, pero hasta ganar fuerza y denunciar la situación pasaran todavía algunos años más.

Margaret Keane tiene hoy 87 años y sigue pintando, su ex marido Walter falleció en el año 2000, arruinado tras haber perdido el juicio que ella le inició. “Me costó reunir valor para desvelar que yo era la verdadera artista. Me daba mucho miedo, porque él había amenazado con matarme. Pero llegó un momento en el que decidí que no iba a mentir más. Fue un alivio”. De esta forma Margaret explica la pasividad que muestra a lo largo de la película y que, con razón, incomoda al espectador. Tal como muestra la película, los retratos de niños y animales con ojos grandes se hicieron famosos en los ´60, y fueron considerados por la crítica como parte del estilo kitsch. Las reproducciones de las pinturas se vendieron en todo el mundo.

Tim Burton conoció a Keane a través de sus obras: “conozco sus pinturas desde que era un niño. Todo el mundo tenía un póster o una copia de sus pinturas en el salón de casa. Hasta en la consulta del dentista. Años más tarde empecé a interesarme por el Pop Art y Keane forma parte de esa cultura. En los ’90 un amigo de Nueva York me contó la historia de los Keane y me impresionó. Hasta entonces creía, como todo el mundo, que Walter Keane era el autor de esas pinturas”. En otro momento fue a visitarla y encargarle un cuadro, hasta que llegó la oportunidad de filmar la película.

Según palabras de la protagonista real de esta historia, “Contemplar mi vida en la gran pantalla fue… profundamente traumático. Christoph Waltz es exactamente igual que Walter, habla y se mueve de la misma manera. Es increíble. Y Amy Adams, que hace de mí misma, refleja muy bien cómo me sentía. Mi hija y yo estuvimos en shock varios días… Es muy realista”.

La historia de Margaret Keane es una más de cientos de ejemplos que podemos encontrar en el mundo del arte. En la serie de notas“Arte y cultura, el lugar de las mujeres”, se recorren historias de artistas que han sido censuradas y ocultadas. El campo del arte concentra las mismas desigualdades que esta sociedad patriarcal, a través de distintas formas en cada época, ha venido reproduciendo día tras día.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *