#‎CineastasConAyotzinapa‬

Los comunidad cinematográfica mexicana realiza una “toma político y cultural” de las instalaciones de la Cineteca Nacional, en donde desarrollan distintas actividades como parte del movimiento de lucha por los 43 normalistas desaparecidos.

* * * *

Los comunidad cinematográfica mexicana se viene movilizando junto a todo el pueblo para reclamar por la aparición con vida de los 43 estudiantes desaparecidos y el castigo a todos los culpables. Desde el viernes 21 realizan una “toma político y cultural” de las instalaciones de la Cineteca Nacional, en donde desarrollan distintas actividades como parte del movimiento de lucha.

La iniciativa surgió a partir de una reunión que sostuvieron estudiantes y egresados del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), delCentro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC-UNAM), delCentro de Estudios Cinematográficos (CEC), del Instituto Ruso Mexicano de Cine y Actuación Serguei Eisenstein, y del Instituto Cinematográfico Lumiere.

A través de redes sociales con los hashtag #Cineteca43 y#CineastasConAyotzinapa se convocó a que la comunidad cinematográfica se congregue en una jornada de solidaridad con los normalistas desaparecidos, y éste fue el puntapié para instalar la toma.

Las actividades que se llevan a cabo, entre otras, son el pase de lista de los 43 alumnos normalistas desaparecidos así como la proyección de sus imágenes en pantallas colocadas en los muros exteriores de la Cineteca.

El movimiento también ha logrado que durante 43 días se transmitan, en las 10 salas y en cada una de las funciones de la Cineteca, cortos sobre el movimiento de lucha elaborados por estudiantes y egresados de las principales escuelas de cine en la Ciudad de México.

Durante las actividades se leyó un comunicado firmado por más de 350 cineastas en el que afirman: “somos conscientes de la responsabilidad moral, ética y social que lleva nuestra profesión, por lo cual hoy nos movilizamos en apoyo total a la lucha que encabezan los normalistas de todo el país…invitamos a más miembros de la comunidad cinematográfica nacional e internacional a integrarse a este movimiento…”. Entre los firmantes se encuentran, Amat Escalante, Daniel Alcázar, Felipe Cazals, Jorge Fons, Diana Cardoso, Roberto Bolado, Carlos Bolado, entre otros. El pronunciamiento une a cineastas con experiencia de años con otros que apenas están comenzando.

Por su parte los estudiantes del CUEC han escrito un texto en donde expresan esta continuidad histórica y sus objetivos como nueva generación: “Herederos de la combativa generación de cineastas que dejó a este país el más grande documento cinematográfico de las luchas de 1968, el documental “El grito”, hoy nuevamente insurgimos con ideas, creatividad y pasión ante la emergencia que vive México. Hoy, más que nunca, reivindicamos el legado de cientos de cineastas latinoamericanos que han puesto sus cámaras y micrófonos en las calles para ir codo a codo con quienes sueñan y luchan por transformar el mundo”.

En los distintos actos realizados los cineastas han repetido la consigna:“Luces, cámara, acción. Luces, cámara, acción. Cineastas por la Revolución”.

Este jueves 27 de noviembre se realizará una asamblea pública con la Comunidad Cinematográfica por Ayotzinapa a las 18:00 horas en la Cineteca Nacional.

Algunas de las producciones audiovisuales que se proyectan pueden verse en el canal de youtube Imágenes en Rebeldía, canal del Frente Autónomo Audiovisual, el colectivo de estudiantes de diferentes escuelas de cine de México.

* * * *

Maldito funcionario

Se estrena en Argentina Welcome to New York, basada en el escándalo de Strauss-Kahn en 2011 y realizada por Abel Ferrara, conocido director del film Maldito policía.

* * * *

En 1992 Abel Ferrara estrenó la película Maldito policía (Bad Lieutenant), con un personaje corrupto y machista que logró una identificación con la realidad al punto que los titulares de los diarios comenzaron a utilizar la combinación de “Maldita policía” ante cada noticia de represión y mafia policial.

En este 2014 el director estrena Welcome to New York, una historia que también presenta un personaje machista y corrupto, un funcionario de la burguesía francesa que entra en decadencia a partir de ser denunciado por violación. La historia no sólo es comparable a muchos hechos reales, sino que aunque al comienzo de la película se aclare que sus personajes son de ficción, la trama está basada en el escándalo que involucró al ex director francés del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, cuando en 2011 -en carrera presidencial por el Partido Socialista-, es denunciado por violar a una empleada del lujoso hotel norteamericano en donde se alojaba.

La película, que cuenta con grandes actores como Gerard Depardieu y Jaqueline Bisset, no fue seleccionada para proyectarse en Cannes, pero los distribuidores apostaron a darle visibilidad con unas funciones en una sala independiente en el marco de este certamen francés. Debido a la polémica y las presiones que desató el tema, tampoco consiguió una buena distribución, entonces decidieron hacer un estreno on line por medio de un pago para VOD (video on demand). Una de las primeras experiencias de lo que se llama e-cinema, con estreno simultáneo en Francia, Alemania, Italia, Estados Unidos y Canadá, que logró 100.000 vistas en sólo la primer semana.

Las imágenes del comienzo muestran al actor Depardieu haciendo de sí mismo y explicando su interés por interpretar a Devereaux (el personaje basado en Strauss-Kahn): “No me gustan los políticos, los odio”. Con este impulso personal (contradictorio con sus recientes palabras de apoyo a V. Putin), el actor se funde en el personaje para presentarnos un monstruo. Desde la cima del poder, el dinero y la política burguesa, el decadente Devereaux desnuda sus miserias.

Al igual que en la historia real, el funcionario francés está en pleno ascenso y se promueve para la carrera presidencial. Su mundo rodeado de lujos y dinero es el escenario para la satisfacción de todos sus deseos y fantasías sexuales. Devereaux se siente con el derecho de tocar a cada mujer que pasa por su camino y, a cambio de su dinero, exige ser complacido en todo momento.

Pero el escándalo se desata a partir de una denuncia por violación que realiza la mucama del lujoso hotel norteamericano en donde se hospeda. En la historia real se trató de Nafissatou Diallo, una empleada de origen africano, una trabajadora inmigrante del Bronx. El hecho desató el encarcelamiento de Devereaux -Strauss-Kahn-, primero en prisión y luego domiciliario, y un juicio con contratos millonarios a abogados que consiguieron que sólo quede una causa civil.

La ficción incorpora elementos de documental, la lujosa casa alquilada para prisión domiciliaria que se ve en la película, es la casa en donde pasó sus días Strauss-Kahn esperando el juicio. Otros escenarios, las calles y las vistas de las instituciones financieras, son también los mismas en donde se desarrolló la historia real. El personaje de Jaqueline Bisset que representa a su esposa, también toma todas las características de la esposa real quien acompañó en el juicio al funcionario y político francés.

El establishment francés se encarga de cuidar de su casta política. La película no contó con fondos locales para producción y distribución, y los Festivales le dieron la espalda. Las repercusiones de la película llevaron a los abogados de Strauss-Kahn a presentar demandas contra el director y los productores por difamación.

Según declaraciones de Abel Ferrara a distintos medios de prensa conocemos algunas de sus motivaciones para realizar el film: “Cuando conocí el caso de Strauss-Kahn sentí que la historia me retaba a que la llevara al cine. En todos los periódicos del mundo se registraba su escándalo, y pensé: ¿Nadie sabe quién es ese señor? ¿Nadie sabe quiénes son los banqueros que dominan el mundo?”. La actriz Jaqueline Bisset agrega: “Siento que el mundo de la política se ha vuelto tan corrupto que no tengo mucho respeto por él. Estamos siendo dirigidos por corporaciones gigantes, y somos sólo sus juguetes. No es una buena sensación”.

La película de Ferrara retrata un caso particular del mundo del poder, el dinero y los políticos de la burguesía, con sus valores y su impunidad. Un retrato particular de un detestable personaje mundial y sin fronteras.

* * * *

¡Cámara lúcida! ¡Memoria viva!

Con estas palabras los estudiantes de cine de la UNAM México finalizan un volante en el que convocan a sumarse a la lucha por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

* * * *

Para quienes fuimos estudiantes de cine, militantes, y luchamos por despertar a nuestra generación para levantar las banderas y las experiencias que en más de cien años sostuvieron múltiples cineastas en todo el mundo, este volante que recorre las movilizaciones del México Insurgente del 2014 nos emociona y alienta.

Desde Argentina levantamos también nuestras cámaras para sumarnos a la lucha por “despertar conciencias” y transformar esta sociedad.

¡Vivos los llevaron!¡Vivos los queremos! Todos con Ayotzinapa!

Texto del volante de los estudiantes del CUEC UNAM:

¡El CUEC con Ayotzinapa!

Los estudiantes del Centro de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México (CUEC-UNAM) nos hemos comprometido históricamente a través de la pantalla, las imágenes y los sonidos, a las luchas que pretenden construir un México más justo, libre y digno. Herederos de la combativa generación de cineastas que dejó a este país el más grande documento cinematográfico de las luchas de 1968, el documental “El grito”, hoy nuevamente insurgimos con ideas, creatividad y pasión ante la emergencia que vive México. Hoy, más que nunca, reivindicamos el legado de cientos de cineastas latinoamericanos que han puesto sus cámaras y micrófonos en las calles para ir codo a codo con quienes sueñan y luchan por transformar el mundo. Hoy, le decimos al planeta entero que México cuenta con sus nuevas generaciones de cineastas para hacer de este mundo un lugar mejor, para luchar contra el horror y la barbarie, para despertar conciencias.

Los estudiantes del CUEC hoy se solidarizan en las terrible coyuntura que todos los mexicanos enfrentamos y asumen de manera activa e Íntegra el plan de lucha emanado de la Asamblea Nacional Popular realizada en Ayotzinapa, sumándose a un paro de labores de 72 horas exigiendo justicia por los compañeros normalistas asesinados, exigiendo la aparición inmediata con vida de 43 compañeros normalistas, exigiendo que se castigue a los autores intelectuales y materiales de estos delitos de lesa humanidad y también se pronuncia en defensa de la educación pública, crítica y con conciencia social, por la que los compañeros normalistas fueron atacados y están al día de hoy desaparecidos.

  • Hoy las nuevas generaciones de cineastas levantamos las cámaras, los micrófonos y los puños para señalar y decir:
  • ¡Fue el Estado!
  • ¡Vivos los llevaron! ¡Vivos los queremos!
  • ¡Cámara lúcida!¡Memoria viva!

CUEC 

Las producciones audiovisuales de los estudiantes mexicanos pueden verse en Imágenes en Rebeldía

* * * *

Ken Loach: Desafiar el relato de los poderosos

Una importante cantidad de imágenes e historias de la clase trabajadora tienen su lugar en el cine de la mano del director británico Ken Loach. Desde los años `60 comenzó su intensa producción con programas de TV que abordaron las problemáticas de la vivienda, el desempleo, las crisis de las relaciones personales, la lucha contra las injusticias sociales, las huelgas o la organización de los trabajadores. Hasta la actualidad dirigió casi treinta películas entre las que se encuentran Riff-Raff, Agenda secreta, Tierra y libertad, Pan y Rosas, La canción de Carla, Mi nombre es Joe, El viento que acaricia el prado,entre las más conocidas.

* * * *

En sus obras se encuentra siempre presente la crítica a la burguesía,sus valores y costumbres; como también el rescate de personajes de las clases populares. Protagonistas sin fama cargados también de contradicciones de vidas comunes, llenas de fracasos y momentos heroicos. Con una solidaridad que emerge de la condición de clase, e identifica a trabajadores cruzando épocas y fronteras nacionales.

En el libro recientemente editado Desafiar el relato de los poderosos(Paidós, 2014), Loach repasa sus principales bases para la realización cinematográfica. Forma y contenido interrelacionados siempre para dar lugar a una producción original que cuestiona el orden existente. A través de una breve introducción plantea cuál es el principal objetivo de su cine “Lo que tratamos de hacer con nuestras películas es plantear dudas, subvertir, trastornar. “Agitar, educar, organizar.” Lo primero es agitar. Sí, eso es lo que tratamos de hacer: desafiar el status quo, el relato de los poderosos…”

Para lograr esta idea desarrolla, en diversos artículos, la forma en que los elementos del lenguaje cinematográfico deben ser abordados. La importancia de construir personajes contradictorios y a través de las películas poder descubrir la impredecible forma en que las personas se comportan entre sí. Abordar a estos protagonistas desde una perspectiva humana “el lente debe ser como el ojo humano …no te comprometes con las personas en un gran primer plano, sino, como mínimo, con cabeza y hombros…”

A contramano de todas las recetas de la industria, Loach desarrolla su método de trabajo “escena por escena”, en orden cronológico “para que los actores vivan el personaje”. Los actores no conocen el guión completo previamente al rodaje para que no tengan juicios prematuros ni pierdan espontaneidad. También se busca la similitud social real“actuar una clase social diferente es muy difícil.”

Sobre el desarrollo de la historia el director rescata la idea de microcosmos “pienso que funcionan mejor cuando parecen historias comparativamente pequeñas pero tienen grandes implicaciones”.Porque más allá de las particularidades específicas cada historia estará cruzada por un marco general que las trasciende “La sociedad aún se basa en el conflicto, una clase contra la otra. Los que están en el poder no desean que las personas luchen contra su enemigo real, la clase capitalista…Su sociedad se basa en los conflictos, en la división, en la explotación…”

En cuanto al montaje se plantea una resistencia a las renovaciones tecnológicas “Todavía editamos sobre la cinta de película…Editar digitalmente es muy difícil de comprender para el director que se sienta junto al editor…si se corta la cinta es muy simple ver qué está pasando…”. Esta elección le generó muchas complicaciones en la finalización de su último film Jimmy´s Hall ya que la cinta para empalmar el material fílmico no se fabrica más y el equipo de Loach tuvo serias complicaciones para terminar el montaje. A pesar de los obstáculos la idea del montaje tiene para él un rol central en el proceso creativo “Editar es como la música. Cortas cuando tu ojo te ordena cortar.”

A partir de la experiencia de años de trabajo en la BBC, plantea una perspectiva muy crítica de los medios audiovisuales en manos del estado capitalista. “Este medio tiene un potencial enorme, pero lo que está en televisión es muy limitado… Todo requiere ajustarse al mercado…y es difícil resistírsele en forma individual. Modificar esto forma parte de un cambio político mucho más grande.”Es una institución del estado, y la ideología del estado prevalecerá…hasta que no haya una sociedad democrática y socialista, nada va a cambiar…pero éstas son exigencias revolucionarias. El estado en su situación actual jamás atenderá estos reclamos.”

Sus propias vivencias durante la época de Thatcher refuerzan estas afirmaciones. En medio de los duros ataques a la clase obrera desarrolló una producción documental para la televisión que tomó como eje estas problemáticas “Hicimos documentales, como cuestionaban a la dirigencia sindical al final no los pasaron, por presión de estos mismos líderes sindicales. Se perdieron y nunca más se supo de ellos…No hay ejemplo más brutal de censura política. Bien brutal.”

Otro eje que recorre la producción de Ken Loach es la denuncia de la dominación de Inglaterra sobre Irlanda. El libro repasa los problemas de censura y críticas devastadoras de los medios a partir de este posicionamiento. “La maldad de los ataques es fuera de lo común. Lo que no soportan es que alguien desafíe el relato de la historia británico-irlandesa…Que Gran Bretaña colonizó Irlanda durante ochocientos años y aplicó una violencia terrible sobre los irlandeses es inaceptable. Una negación de su historia.”

El impacto social y político de las películas es otro de los temas que toma el libro. Un ejemplo que destaca es el debate a partir del estreno de Tierra y libertad, “El libro de Orwell y el film que hicimos no encajan con los socialdemócratas, que atacaron a la izquierda revolucionaria, y por cierto no encaja con los estalinistas, porque también atacaron a la izquierda y asesinaron a sus líderes….De modo que los comunistas que quedaban odiaron la película.”

Para finalizar el libro Loach plantea una serie de reflexiones sobre problemas políticos de actualidad “Aquí en Inglaterra la gente dice que las ideologías han muerto. Pero estamos en garras de una: el capitalismo rampante. Fracasa en todos los frentes pero los que tienen el poder no dejan alternativas, motivo por el cual es absolutamente necesario un movimiento revolucionario. Nunca fue más necesario.”

Y el cine tiene también un lugar en la construcción del futuro “Una nueva generación ha comenzado a hacer películas políticas. La aplanadora de las compañías multinacionales lo aplasta todo. Los filmes pueden ser detonadores, pero es preciso que nosotros, el pueblo, hagamos de ellos un fuego y lo mantengamos vivo. Es la única salida.”

* * * *

Publicado en:

El Estado ha muerto. Artistas por Ayotzinapa

El movimiento por la aparición con vida de los 43 normalistas desaparecidos crece y se extiende por todo México, el mundo del arte y la cultura se suma a las movilizaciones y reclamos. El pasado sábado 1 de noviembre se realizó una manifestación del sector encabezada por la consigna “El estado ha muerto”

* * * *

Durante las últimas semanas se multiplicaron las expresiones en el campo del arte y la cultura, reclamando la aparición con vida de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa.

El 29 de octubre se reunieron en asamblea representantes de la Escuela Nacional de Arte Teatral, del Centro Nacional de las Artes; el Centro Universitario de Teatro, el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y el Colegio de Literatura Dramática y Teatro, de la Universidad Nacional Autónoma de México. Desde este ámbito reclamaron por la aparición con vida y por el castigo a todos los responsables de los distintos niveles del gobierno. En el documento que publicaron plantearon “La violencia que vivimos es un crimen de Estado”.

El sábado 1 de noviembre se realizó una movilización de los integrantes de la comunidad artística mexicana. La manifestación se inició en la Plaza de las Tres Culturas y concluyó frente al Palacio de Bellas Artes. Durante y después de la marcha, actores, actrices, directores, cineastas y estudiantes de distintas escuelas de arte, leyeron el pronunciamiento de la asamblea del 29.

La movilización salió a las ocho de la noche, la plaza de Tlatelolco estaba oscura, adelante del contingente se colocó una manta blanca con la leyenda en mayúsculas negras: “El Estado ha muerto”, seguido de cinco personas en zancos vestidos como calaveras y, más atrás, la bandera mexicana, manchada de rojo y negro, iba sostenida por 43 jóvenes que llevaban pegadas en su cabeza las fotos en blanco y negro de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En medio del contingente iban carteles con las leyendas “Ayotzinapa somos todos”, “Se buscan 43 estudiantes en toda la Patria” y “En México todos los días es Día de Muertos”.

¡Los queremos vivos! es el reclamo en Festivales y premiaciones

Durante la ceremonia de premiación del 12º Festival de Cine de Morelia, los ganadores condenaron los sucesos y alzaron la voz reclamando: ¡Los queremos vivos!
Carmín tropical, de Rigoberto Perezcano, fue el mejor largometraje, y reclamó la presentación de los 43 normalistas. Tenoch Huerta ganó con su actuación en Güeros y dijo “Dedicamos este premio a los estudiantes. Es momento de no tener miedo. Es momento para hacer algo para cambiar al país. Y sí, los queremos de regreso.
El actor Daniel Giménez Cacho alzó la voz para decir: “Condenamos los sucesos de Iguala y exigimos al presidente Enrique Peña Nieto la presentación con vida de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa”.

La novena edición del Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF) se inició también con un acto de reclamo por lo estudiantes. En el lugar de la ceremonia de inauguración, se encontraron reservados 43 lugares para recordar a los jóvenes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, en cada butaca se colocó una fotografía de cada uno de estos estudiantes, y permanecieron así antes y durante proyección. Con esta acción, DocsDF planteó que se une a las voces que exigen una respuesta por los estudiantes desaparecidos.

También en la entrega de los Premios de Cine Iberoamericano Fénix el escenario se convirtió en un lugar para amplificar los reclamos. Allí Gael García planteó que momentos como el que vive México son más importantes que cualquier premiación. Otros actores conocidos subieron al escenario con la foto de los jóvenes desaparecidos o con las manos pintadas de rojo sangre.
“Es una noche donde toda la comunidad del país, del cine, debemos expresar nuestro malestar e indignación. Estamos cansados. Apoyamos a toda la gente de Ayotzinapa”, manifestó Luis Gerardo Méndez.

Los gritos de “todos somos Ayotzinapa” y “vivos los queremos” se repitieron constantemente en discursos, canciones y frases intercaladas por miembros de la comunidad cinematográfica.

A todas estas expresiones artísticas y culturales se suman los pronunciamientos y textos de destacados escritores mexicanos comoElena Poniatowska y Juan Villoro, entre cientos de periodistas, docentes, intelectuales, poetas y el movimiento de ilustradores. México se encuentra movilizado desde lo más profundo, miles de jóvenes cuestionan la política represiva del estado y exigen su derecho a la educación, los trabajadores se suman con paros y movilizaciones, en este escenario el movimiento artístico y cultural no puede dejar de decir presente.

* * * *