“He abortado en los cuerpos de otras mujeres”

Liliana 1980-1986 / 17 y 24 años /  Desde el 09 de agosto está en el Palais de Glace la muestra “11 semanas, 23 horas, 59 minutos – Aborto clandestino en Argentina”. Por medio de fotos y la palabra escrita, se cuenta la historia de un momento de la vida de mujeres que abortaron, hombres que acompañaron, profesionales que están a favor del derecho al aborto.

* * * *

Guadalupe Gomez Verdi, Lisa Franz y Lea Meurice autoras de este trabajo se plantean la búsqueda de comprender porque en Argentina, en el siglo XXI, el aborto sigue siendo ilegal. Se mezclan tres miradas distintas, con diferentes realidades: Argentina, Alemania y Francia.

Lo primero que se ve es la violencia. La violencia del silencio, de la obligación, de la imposición. La violencia de la clandestinidad. La mayoría son retratos de las mujeres, de sus espacios, de su sonrisa, de sus miradas.

Las autoras dicen: “Nos es difícil entender que en países como Argentina, la mujer no haya conquistado libertades que la coloque en el terreno de la igualdad y autonomía, cuando en Francia y Alemania la emancipación de la mujer se inicio hace cuatro décadas y el aborto es legal”. Si bien, las diferencias entre la situación de las mujeres son notables en los países donde el derecho al aborto existe, la emancipación de las mujeres, está lejos aún en los países del primer mundo, más en tiempo de crisis.

Las fotos y las historias son muy diversas, y capaz sin quererlo demuestra que cada historia es única, pero a la vez, son una sola, el relato de la clandestinidad, el relato de la violencia hacia todas las mujeres por no poder decidir libremente sobre nuestro cuerpos.

Hay mujeres que tomaron la decisión acompañadas, haciéndose un aborto en sus casas pese a que son conscientes de que lo hacen en clandestinidad. Otras, como Camila que lo vivieron con miedo y preocupación “Mi preocupación siempre con eso pasaba por el lado de que yo era consciente de que no había lugar que te cuidara a vos. Todo era ilegal que no quería exponerme a una situación en la que pudiera hasta morirme”. Otras como Sonia, que el aborto, por más clandestino que sea, fue una liberación: “Yo tenía que sacarme esa violencia que me estaba metiendo dentro. El haberme quedado preñada era más violento todavía, era una violencia más fuerte”.

El recorrerla fue una confirmación más de que, si el derecho al aborto se conquista en Argentina va a ser por esos cientos de mujeres que sufren día a día las consecuencias del aborto, que tienen hermanas, novias, amigas,parientes, conocidas, que se realizaron un aborto y están cansadas de la clandestinidad. Que va a ser posible en las calles. Estas fotos que hacen visible estas historias, denunciando el pasar de estas mujeres.

* * * *

First cut on the timeline [Audiovisual production amidst the capitalist crisis]

Large demonstrations and events of class struggle brought a return of the “social issue” in audiovisual production , not only in documentary making, but also in fiction. Neglected topics and concerns during the “restoration” years are back in the agenda. 

* * * *

That an economic, social, and political crisis as deep as the current one which is developing at the international level may unleash cultural changes of various kinds could be said to be “following the rule”. Otherwise it would be a signal that the vitality of culture is extinct. One problem is whether these cultural manifestations are signs of something new, or just a momentary dialectic ongoing process until the dominating entertainment market, unopposed for decades, assimilates the challenge. That’s one of the questions we ask ourselves, about the diverse new cultural manifestations that brought together by the “Arab Spring”, by the development of the crisis in Europe, and even in the U.S. That the fate of these cultural events is tied to the more general evolution of social and political developments, to victories and defeats in the class struggle, is also “a general truth”, but one must be careful enough with mechanical interpretations . History shows that cultural and ideological phenomena, neither go at the same pace, nor do they precede or continue beyond these “battles” . On the other hand, the capitalist crisis has historic proportions , and in any case everything is under construction.

Barely a decade ago Roman Gubern, a film historian, in his book The Electronic Eros spoke of the “visual opulence” of our culture. Thus it was expected that forceful changes would be expressed in such a language. In this article we attempt to come to terms with it. However, due to that internet-as-a-media platform-propelled “opulence”, it would be a mistake to analyze what happens only within the narrow space of traditional institutions such as film or TV. Hence “now we have to talk generically, amid the jumble of products and distribution channels, of audiovisual , as the central and hegemonic province of contemporary mass culture ( … ) which includes television, video and the synthetic image produced by computers,” said Gubern in the same book … and then asked himself: “Do they have much in common? They are all moving images that we see on a screen, which is their spectacular bearer. Therefore, they speak the same language, but different dialects” . Without falling into the other extreme, we believe that this statement reveals a real tendency wich cannot be avoided in order to analyze our environment. At the same time, for that reason, the field of “communication”, with new technological possibilities, expanded to become a vehicle of sensitive expression. Perhaps “art” is finding other ways.

Any audiovisual maker, film or TV director, “amateur”, publisher, or editor, knows that in the end, what matters is what you cut and paste in the “timeline” . The “timeline” is the digital workspace where you edit a film . The sense and the ideology of a film are built in there, even more than in the shooting. Prior to any final result, a tentative “first cut” in the timeline is always done for analysis, which by definition is subject to change. And that is what we intend to do in this article, concerning audiovisual achievements which over the last three years were born in the middle of class struggle . They all speak the language of images, but they learn their own dialects, and all together advance a language that is not the one that is shouted from the hegemonic centres of cultural industry production. Luckily this cut is very partial, for we were forced to set aside dozens of examples for reasons of space, which demonstrates the vitality of the process, and allows us to think that it may not have the typical “happy ending”.

Egypt: cinema with an eye-patch

“I’m a videographer, my eye is my greatest asset,” said Ahmed Abdel Fatah. “But we will not stop. It’s our job, is what we do best and we will continue,” he added . There is a symbolic fact, not symbolic at all, that is not all too well known: in Egypt 2011, the repressive forces fired at Egyptian protesters in the eyes, to smash them, as a strategy of deterrence. The eye-patch thus became a symbol of the struggle against the dictator Mubarak. Abdel had his eye shot and lost while filming people being killed on the bridge of Qsr el-Nil, Cairo. However, that crime failed to blind the footage. The dramatic images are part of the documentary “Reporting … a revolution” by six young journalists, including Abdel. “Reporting what is happening is a strategy of survival. We claimed the streets and lost friends, hands, eyes … A young generation of mobile technology experts act as gatekeepers of the visual world , archiving images that can not be denied to the people who revolts against state power.” said Nora Younis , founder of Al Masry Al Youm, a multimedia site that organized the productions of that collective film.

Among the various experiences, The Mosireen collective detaches itself: “born of the explosion of citizen journalism and cultural activism in Egypt during the revolution”, brings together the testimonies and videos of the protests in Egypt. Besides, they hold photography and video editing workshops to multiply image production. They claim that the demands of the struggle did not end with the fall of Mubarak, but just began. “We have shot the ongoing revolution, published videos that challenge media narratives, provide training, technical assistance, equipment, organize screenings and events and organize an extensive library of images of the revolution.” Their videos on the demonstrations were the most viewed worldwide on Youtube during the revolution. They also hosted Tahrir Cinema: screenings and discussions at the Square’s camp. Resuming the best traditions of militant cinema, this group organized a campaign through nationwide screenings, to challenge the lies of the military junta. While the generals said not to have been in Tahrir Square, the images on the screens showed how the Army repressing the people unabated. Their channel is updated with videos about the protests and denouncements against the repressive state. They also porduce a series called Right to …, (Right to … education, health, work , housing, etc.) where they take all unfulfilled demmands. One of their latest videos is called Taskim to Tahir: we desire the fall of the system, and compares the images of Egypt and Turkey, finding similarities, repression, protesters moving, tanks set on fire, attacking water cannons. Thus they twin both struggles through editing.

But one of the strongest impulses to shoot without eyes is the important role of women. Several productions bear witness to this. Forbidden (2011), Amal Ramsis, Ni Allah, ni Maître (Neither God nor Master, 2011), by Nadia el Fani , Words of Women from the Egyptian Revolution (2011) , by Leil-Zahra, and also another Mosireen production, In the shadow of a Man, a documentary by Hanan Abdalla, which deals with the oppression of women, displaying four personal stories, and ends with images of women in the demonstrations, and a reflection left by the street chants “we are not afraid, we are not tired, total revolution or nothing.”

The days of Egypt also prompted European filmmakers to travel and record the process. Journal of Tahrir Square, by Spanish filmmaker Marc Almodóvar, is a valuable record of the 18 days that brought down Mubarak. Then began The hidden revolution, still in process, which aims to show the struggle of the workers before, during and after 2011, and especially the events of factory occupations. And then there is Philip Rizk, a member of Mosireen, which is producing Outside / in the streets , a film that “interweaves documentary and fiction to address revolutionary Egypt from the perspective of the workers …” . This is just the beginning . 

Greece, all the seeds of December

One of the best known films of the process in Greece is December Seeds (2009 ) in tribute to murdered teenager Alexandros Grigoropoulos . The confusion about its production bears witness to Greek cultural situation . Attributed to old filmmaker Chris Marker, who died last year, everything indicates that it was not made under his direct responsibility. However, it is indeed a film of his, al least in an indirect way, for the film speaks his dialect. And we’re talking about Marker, who built a visual language for his works which was parallel to the hegemonic language, and at the same time remained a political radical until his death, and at almost 90 he was browsing the networks fascinated by its potential.

“I fled. I noticed that you move fast. It’s hard to find cops who want to give you a talk and you slip through the TV channels. I was anxious to get back where I found the seeds, stay beside the window, to see another scene from a movie that was never filmed. By the way, I bumped into the girl that initiated me. Eyes closed and mouth shut. Shed tried to convey her thoughts. Protect the seeds!” Says the dialogue that is overprinted on two legs that run wildly to meet “Freedom” in this short film that sailed massively through the networks.”… Difficulties and lack of funds rather than kill the cinema, in fact renew it? … Meanwhile, Greece has gone through seven general strikes; the sixth aid plan is negotiated, Prime Minister Papandreou resigns, a technocratic government is set up, the country is at the brink of bankruptcy; … and 30 new films are expected to be premiered!”, said an amazed journalist who portrayed the country’s audiovisual production in mid- 2012. According to news reports what is emerging is a “rare cinema”, sustained without funds, based on the collaboration of filmmakers who rotate their roles. It was also formed a movement called Filmmakers in the fog, with 200 filmmakers, who carry on a pressure campaign for legislative changes. In these movies are usually seen direct images of today. In some, as Attenberg, the setting is a decaying industrial area. In Homeland and Wasted Youth , scenes of strikes and protests. Also numerous documentaries were produced, such as Oligarchy or Debtocracy, distributed under a Creative Commons licence.

In 2010 came the site The Prism , which brought together a group of journalists to tell the Greek crisis and the stories ignored by the media. The result is 27 works: “…The Prism GR2011 is a collective documentation of Greece during the winter of 2010 , through the lenses of 14 photojournalists transformed into multimedia storytellers … it gathers all these different views…” From this experience comes Krisis, a film that interweaves these stories. 

Spain, interferences without author

What if two girls performed on another, “Autopsies of workers, over dressed customers”? According to the film Interference, we discover that shoes made in India have the blood of children. There is nothing to be discomforted about in wearing accessories, underwear, shirts, pants, and so on that last just for a while and then come back to buy them again, because “it’s fashionable.” That the workers in the Maghreb that made the pants you wear were fired so that they could not set up a trade union, accused to the police and prosecuted so that they will not be able to get a job back again. That Burmese shirt has got women slavery, working nonstop, dressed in black so that menstruation passes unnoticed. And so … “Do you know if there is blood, tears, pollution, death, in what you buy?” . An interesting project, “the first work of fiction released in theatres with a Creative Commons licence on the causes of the global crisis and its alternatives”.

Also among the Indignados “the activist becomes the producer of images…”. In the 15M movement, an audiovisual commission was conceived was set up, responsible for collecting all materials to build a large national archive. Two projects can be underlined: Madrid’s Audiovosol, and Barcelona’s 15mbcn.tv . Many documentaries were produced, like Last night I had a dream: the voices of the #15M, produced by journalists from VEO7 , fired a few days before the outbreak of the movement. Also a multimedia portal like Toma la Tele (Take the TV) that gathers productions from various assemblies and collectives.

A few years before the rise of the Indignados, the collective Cinema Without Author was set up, which drives a critique of production under the rules of the capitalist market. It questions the role of the director, proposes that everyone is entitled to make his or her film and to model their scripts. Proposes new forms of production, with the people and without hierarchies. As the movement arose, they joined the campsites and participate in the activities, while proposing them to take in their hands the claims of cultural democratization and audiovisual production. 

Culture in the timeline

As we said at the beginning of this article, reasons of space force us to leave aside many other examples and experiences arising from all this huge audiovisual production in the middle of the crisis. From the above-named countries we have only highlighted some fragments; entire worlds are cast aside, as the experience in the US of France. But, as when editing a film, cutting comes first, and we hope to have fulfilled at least the aim of drawing attention to these endeavours. Two decades ago the artist and filmmaker Jan Svankmajer on his “Decalogue” explained his method for finding creative, sensual, bodily freedom, noting the problem that “Furthermore, in contemporary audiovisual civilization, the eye is noticeably tired and ‘spoilt’. Meanwhile, bodily experience is more authentic, free of the ballast of aestheticism.” Now that this survey is through, we feel that the bodily experience of the authentic class struggle allows us, though in a piecemeal way, to get rid of the ballast of the hegemonic language imposed by the cultural industry. We expect that this new audiovisual practice succeeds in creating a new language.

Roughly summing up, we can say that the class struggle brought a return to the “social issue”, not only in the documentary but also in fiction. But what we find most interesting is the beginnning of a return to a self-reflection in the audiovisual sector, putting back in the agenda issues and concerns largely neglected during the years of capitalist restoration. In the foreground theres is the self-perception of the social and cultural role of cinema and the audiovisual in support of specific class struggle developments, democratic or political struggles, with the idea of helping shape reality. In other, more interesting planes, there are open criticisms of the official film and media institutions and the market, reflecting on itself, on its forms of production, distribution, with self-criticism and formal searches. The emergence of new groups (again, which cover or merge, documentary, journalism, fiction) . Perhaps the cut in the cultural timeline may be even more comprehensive.

Violeta Bruck / Javier Gabino

* * * *

Artículo publicado en:

Primer corte en la linea de tiempo [idZ]

Realización audiovisual en la crisis capitalista

Que una crisis económica, social y política tan profunda como la que está en curso a nivel internacional desate cambios culturales de diverso tipo podríamos decir que “cumple una regla”, si no lo hiciera sería una prueba de que la vitalidad de la cultura se está extinguiendo. Uno de los problemas consiste en saber si esas manifestaciones culturales son signos de algo nuevo, o sólo una dialéctica momentánea del proceso en curso, hasta que el mercado del espectáculo que domina sin oponente desde hace décadas, asimile el cuestionamiento. Esa es una de las preguntas que nos hacemos ante las manifestaciones culturales muy diversas y nuevas, que surgieron con la “primavera árabe”, con el desarrollo de la crisis en Europa, e incluso en EE.UU. Que el destino de esas manifestaciones culturales está atado a la evolución más general del proceso social, político, a los triunfos o derrotas en la lucha de clases, también es “una verdad general”, pero hay que tener mucho cuidado con las interpretaciones mecánicas. La historia demuestra que los fenómenos culturales, ideológicos, no van al mismo ritmo, preceden o se continúan mas allá de esos “combates”. Por otro lado la crisis capitalista es de dimensiones históricas, y en todo caso todo está en construcción.

Si hace tan solo una década Roman Gubern, historiador del cine, en su libro “el eros electrónico” hablaba de la “opulencia audiovisual” de nuestra cultura, era de esperarse que fuera en ese lenguaje que se expresaran cambios de ánimo con fuerza. En este artículo tratamos de dar cuenta de esto, pero por esa misma “opulencia”, impulsada hacia adelante con el desarrollo de Internet como plataforma multimedia, sería un error analizar lo que sucede sólo dentro del espacio estrecho delimitado por las instituciones tradicionales del “Cine” o la “TV”. Es que “ahora hay que hablar genéricamente, ante la mescolanza de productos y canales de difusión, de audiovisual, como la provincia central y hegemónica de la cultura de masas contemporánea (…) en la que figuran la televisión, el vídeo y la imagen sintética producida por ordenador.” decía Gubern en el mismo libro… y se preguntaba: “¿Tienen mucho en común? Todas ellas son imágenes móviles que vemos en una pantalla, que es su soporte espectacular. Constituyen, por tanto, un mismo lenguaje, pero hablan diferentes dialectos.” Sin caer en el otro extremo, creemos que esta afirmación da cuenta de una tendencia real que no puede evadirse para analizar nuestro medio. Al mismo tiempo, el ámbito de “la comunicación” con las nuevas posibilidades tecnológicas, se expandió para convertirse por esa razón en un vehículo de expresión sensible. El “arte” quizás este descubriendo otros caminos.

Todo realizador audiovisual, director de cine o tv, “aficionado”, editor, montajista, sabe que al final de todo, lo que importa es lo que se corta y pega en la “línea de tiempo”. El “timeline” es el espacio de trabajo digital donde se edita una película. El sentido y la ideología de un film se construye ahí, más aun que en el rodaje. Previo a cualquier resultado final, siempre se realiza “un primer corte” tentativo en la línea de tiempo para ser analizado, que por definición está sujeto a cambios. Es eso lo que hacemos en este artículo, dando cuenta de las realizaciones audiovisuales que a lo largo de tres años nacen en medio de la lucha de clases. Todas hablan el lenguaje de las imágenes, pero aprenden sus propios dialectos, y de conjunto proponen un idioma que no es el que se gritaba hasta ahora desde los centros de producción hegemónicos de la industria cultural. Por suerte este corte es muy parcial, nos vimos obligados a dejar de lado decenas de ejemplos por problemas de espacio, lo que demuestra la vitalidad del proceso, y nos permite pensar que quizás no tenga el típico “final feliz”.

Egipto, el cine del parche en el ojo

“Soy un camarógrafo, mi ojo es mi bien más preciado”, señaló Ahmed Abdel Fatah. “pero no nos detendremos. Es nuestro trabajo, es lo que mejor hacemos y lo seguiremos haciendo”, añadió. No es suficientemente conocido el hecho simbólico, nada simbólico, de que las fuerzas de represión egipcias disparaban a los ojos de los manifestantes durante 2011, para reventarlos, como estrategia de disuasión. El parche en el ojo se convirtió así en un símbolo de la lucha contra el dictador Mubarak. A Abdel, le quitaron el ojo mientras filmaba cómo mataban gente en el puente de Qsr el-Nil, de El Cairo, pero la acción no logró cegar el registro. Las dramáticas imágenes son parte del documental “Informando… una revolución”, a cargo de seis jóvenes periodistas, incluido Abdel.

“Informar lo que ocurre es una estrategia de supervivencia. Salimos a la calle y perdimos amigos, manos, ojos… Una generación de jóvenes expertos en tecnología móvil actúan como porteros del mundo visual, archivando imágenes que no pueden negarse al pueblo que se subleva ante el poder estatal.” explicó Nora Younis, fundadora de Al Masry Al Youm, sitio multimedia que organizó la realización de ese film colectivo.

Entre las distintas experiencias se destaca el colectivo “The Mosireen”, “nacido de la explosión del periodismo ciudadano y el activismo cultural en Egipto durante la revolución”, aglutina los testimonios y vídeos sobre las protestas en Egipto y dan talleres de fotografía y edición para multiplicar los productores de imágenes. Plantean que las demandas de la lucha no acabaron con la caída de Mubarak, sino que comenzaron. “Filmamos la revolución en curso, publicamos videos que desafían las narrativas de los medios, ofrecemos capacitación, asistencia técnica, equipos, organizamos proyecciones y eventos y organizamos una amplia biblioteca de imágenes de la revolución”. Sus videos sobre las movilizaciones fueron los más vistos en youtube en todo el mundo durante la revolución. También realizaron Tahrir Cinema, proyecciones y debates en el acampe de la Plaza. Retomando las mejores tradiciones del cine militante, este colectivo organizó una campaña a través de proyecciones en todo el país, para desnudar las mentiras de la Junta Militar. Mientras los generales decían no haber estado en Plaza Tahir, las imágenes en las pantallas mostraban al ejército reprimiendo con toda su furia al pueblo.

Actualizan su canal con videos sobre las movilizaciones y denuncias contra el estado represivo. Realizan también una serie llamada “Right to…”, (“Derecho a…” la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, etc.), en donde toman todas las demandas pendientes. Uno de los últimos videos se llama “Taskim to Tahir: we desire the fall of the system” (de Taskim a Tahir, deseamos la caída del sistema), y compara las imágenes de Egipto y Turquía, encontrando las similitudes, la represión, los manifestantes avanzando, los tanques prendidos fuego, carros hidrantes atacando, a través del montaje hermanan ambas luchas.

Pero uno de los impulsos más fuertes para filmar sin ojos es la importante participación de las mujeres. Varias producciones dan cuenta de esta situación. “Forbidden” (Prohibido, 2011), de Amal Ramsis, “Ni Allah, ni Maître” (Ni Dios ni Amo, 2011), de Nadia el Fani, “Words of Women from the Egyptian Revolution” (Palabras de mujeres desde la revolución egipcia, 2011), de Leil-Zahra, y también otra producción de Mosireen, “In the Shadow of a Man” (A la sombra de un hombre), documental de Hanan Abdalla, que trata la opresión de las mujeres a través de cuatro historias personales, y termina con las imágenes de las mujeres en las movilizaciones, y una reflexión que dejan los gritos de la calle “no tenemos miedo, no estamos cansados, revolución total o nada”.

Las jornadas de Egipto también impulsaron a documentalistas europeos a viajar y registrar el proceso. Diario de la Plaza Tahrir, del realizador español Marc Almodovar, es un valioso registro directo de los 18 días que provocaron la caída de Mubarak. Luego comenzó “The hidden revolution” (La revolución oculta), en proceso, que busca mostrar las lucha de los trabajadores antes, durante y después del 2011, y especialmente el proceso de ocupación de fábricas. Y hacia ahí mira Philip Rizk, integrante del colectivo Mosireen, que está produciendo “Fuera / en las calles”, una película que “entrelaza el documental y la ficción para abordar el Egipto revolucionario desde la perspectiva de los trabajadores…”. Esto es sólo el comienzo.

Grecia, todas las semillas de diciembre

Uno de los cortometrajes más conocidos del proceso en Grecia es “December Seeds” (2009) en homenaje al joven asesinado Alexandros Grigoropoulos. Los sinsentidos que rodean su realización dan cuenta de la situación cultural griega. Atribuida al viejo cineasta Chris Marker que falleció el año pasado, todo indicaría que no es de su autoría directa, aunque lo interesante es que como mínimo, sí lo es de manera indirecta porque toma su dialecto. Y estamos hablando de Marker, quien construyó un lenguaje audiovisual para sus obras paralelo al lenguaje hegemónico, al mismo tiempo que se mantuvo como un radical político hasta su muerte, y con casi 90 años navegaba las redes fascinado por sus potencialidades.

“Huí. Me di cuenta de que te mueves rápido. Es duro encontrarse con policías que quieren darte una charla y resbalas a través de los canales de TV. Estaba ansioso por volver donde encontré las semillas, por quedarme al lado de la ventana, por ver otra escena de una película que nunca se filmó. Por el camino, me choqué con la chica que me iniciara. Los ojos cerrados y la boca callada. Trataba de transmitirme su pensamiento. ¡Proteged las semillas!” dice el dialogo que se sobreimprime sobre dos piernas que corren alocadas para toparse con “Libertad”, en este corto que surcó masivamente las redes.

“… ¿Las dificultades y la falta de fondos más que matar al cine lo renuevan?… Mientras, Grecia ha vivido siete huelgas generales; se negocia el sexto tramo de ayudas; el primer ministro Papandreu, dimite; se forma un gobierno tecnócrata; el país está en riesgo de quiebra; … Y se espera el estreno de 30 nuevas películas.” ese era el asombro de un periodista que retrataba la producción audiovisual del país a mitad del 2012.

Según las notas periodísticas lo que se está gestando es un “cine raro”, que se sostiene sin fondos, en base a la colaboración de los cineastas que aportan rotando sus roles. Además formaron el movimiento “Cineastas en la niebla” con 200 realizadores, y desarrollan una campaña de presión para lograr cambios legislativos. En las películas es habitual encontrar imágenes directas de la actualidad. En algunas, como ‘Attenberg’, el escenario es una zona industrial en decadencia. En ‘Homeland’ y ‘Wasted Youth’, escenas de huelgas y protestas. También se realizaron numerosos documentales como ‘‘Oligarchy’ o ‘Debtocracy’, distribuidos bajo licencia Creative Commons…”

En 2010 surgió el sitio “The Prism” , que reunió un grupo de periodistas para narrar la crisis griega y las historias ignoradas por los medios. El resultado son 27 obras “…The Prism GR2011 es una documentación colectiva de Grecia durante el invierno de 2010, a través de las lentes de 14 fotoperiodistas transformados en narradores multimedia…, reúne estos puntos de vista diferentes…” De esta experiencia surge “Krisis” un largometraje que entrelaza estas historias.

España, interferencias sin autor

¿Qué sucede si dos chicas realizan sobre otra, una “autopsia de los cadáveres de los trabajadores, sobre los clientes vestidos”? Según el film “Interferencias” descubriremos que los zapatos hechos en la India tienen sangre de niños. Que no hay porque incomodarse en usar complementos, ropa interior, camiseta, pantalones, todo para que dure una temporada y vuelvas a comprar, porque “es fashion”. Que los trabajadores que hicieron en Magreb ese pantalón que llevas fueron despedidos para que no formaran sindicato, acusados a la policía y perseguidos para que no consigan más trabajo. Que la camiseta de Birmania tiene esclavitud de mujeres, trabajando sin parar, vestidas de negro para que no se note si les viene la regla. Y así… “¿Sabes si hay sangre, lágrimas, contaminación, muerte, en lo que compras?”.  Un interesante proyecto “la primera obra de ficción estrenada en cines con licencia creative commons sobre las causas de la crisis global y sus alternativas”.

También entre los indignados “el militante se convierte en productor de imágenes…”. En el movimiento 15-m se gestó una comisión audiovisual encargada de recopilar todos los materiales para formar un gran archivo nacional. Destacan dos proyectos, en Madrid Audiovisol y en Barcelona 15mbcn.tv  Se realizaron varios documentales como Anoche tuve un sueño: las voces del #15M”, producido por parte de periodistas de VEO7, despedidos unos días antes del estallido del movimiento. También se impulsó el portal multimedia “Toma La Tele” que reúne producciones de de diversas asambleas y colectivos.

Unos años antes del surgimiento de los indignados se había formado ya el colectivo “Cine sin autor“, que impulsa una crítica a la realización bajo las reglas del mercado capitalista. Cuestiona el rol del director, propone que todos tienen derecho a hacer su película y pautar sus guiones. Propone nuevas formas de producción, con la gente y sin jerarquías. Cuando surge el movimiento se suman a las acampadas y participan de las actividades, a la vez se proponen que tome en sus manos las reivindicaciones de la democratización cultural y producción audiovisual.

La cultura en la línea de tiempo

Como dijimos al inicio de este artículo, el espacio del mismo nos empuja a dejar de lado ejemplos, experiencias, disparadores que surgen de toda esta enorme producción audiovisual en medio de la crisis. De los países que nombramos sólo dimos fragmentos; y quedan mundos enteros afuera, como la experiencia en Estados Unidos, o la producción en Francia. Pero así se hace el montaje de una película, lo primero es cortar, y esperamos haber cumplido un mínimo objetivo de llamar la atención sobre estas realizaciones.

Hace dos décadas el artista y cineasta Jan Svankmajer en su “decálogo” exponía su método para la búsqueda de libertad creativa, sensitiva, corporal, señalando el problema de que “Además, en la civilización audiovisual contemporánea, el ojo está notablemente cansado y ‘deteriorado’. Mientras la experiencia del cuerpo es más autentica, libre del lastre del estetismo”.  Lo que sentimos luego de este relevamiento, es que la experiencia corporal de la lucha de clases auténtica, permite de manera fragmentaria tirar el lastre del lenguaje hegemónico impuesto por la industria cultural del espectáculo. Si de conjunto esta nueva práctica audiovisual logrará constituir un nuevo idioma es algo que esperamos.

Si hacemos un resumen esquemático del momento, podemos decir que la lucha de clases trajo una vuelta al “tema social”, no solo en el documental sino también en la ficción; pero lo que nos parece más interesante es la incipiente vuelta a una auto-reflexión del sector audiovisual, que traer temas y preocupaciones olvidadas durante la época de restauración. En primer plano la auto-percepción del rol social y cultural del cine y el audiovisual, en apoyo a procesos concretos de la lucha de clases, luchas democráticas o políticas, la idea de aportar a transformar la realidad. En otros planos más interesantes se abren críticas a las instituciones oficiales del cine, los medios audiovisuales, y también el mercado, en lo que hace a un debate propio del sector, reflexionando sobre sí mismo, las formas de producción, de distribución, con autocríticas y búsquedas formales. Lo más dinámico parece ser el surgimiento de nuevos colectivos de realización (nuevamente, que abarcan o fusionan, documental, comunicación, ficción). Tal vez el corte que se está provocando en la línea de tiempo cultural sea mas abarcativo.

Violeta Bruck / Javier Gabino

* * * *

Artículo publicado en: